RenatoVetDerm

Médico Veterinario Zootecnista

Dermatología Veterinaria

App Mobile Renato Vet Derm

Caninos, Felinos y Mascotas no convencionales

0

No hay productos en el carrito.

RenatoVetDerm

Médico Veterinario Zootecnista

Dermatología Veterinaria

App Mobile Renato Vet Derm

Caninos, Felinos y Mascotas no convencionales

Dermatopatías

Dermatopatías infectocontagiosas

Dermatofitosis (tiña)

Etiopatogenia. Está causada por hongos denominados dermatófitos, los cuales se alimentan de queratina.

En perros la infección suele producirse por Microsporum canis, y con menos frecuencia puede ser originada por otros hongos, Microsporum gypseum y Trichophyton mentagrophytes. En gatos casi todas las tiñas son causadas por Microsporum canis. Otros animales de compañía en los que la dermatofitosis es frecuente son los cobayos y los conejos; en ambos casos, generalmente por Trichophyton mentagrophytes.

La dermatofitosis es más frecuente en individuos jóvenes, los cuales aún no han desarrollado completamente sus capacidades de defensa. Del mismo modo, los animales malnutridos y aquéllos que padecen alguna enfermedad grave son más susceptibles de enfermar, al poseer unas defensas menos eficientes.

Descarga Renatovetderm casos reales !

Cuadro clínico. Las manifestaciones de las dermatofitosis son muy diversas, según el dermatófito que cause la tiña y la respuesta del individuo. Así, si un individuo es infectado por un hongo que no está adaptado a esa especie animal, la reacción inflamatoria del individuo es muy elevada, apareciendo lesiones intensas. Sin embargo si el hongo está adaptado a la especie que infecta, la respuesta inflamatoria del individuo es mucho menor.

Así, Microsporum canis está tan bien adaptado a los gatos, que aproximadamente 1 de cada 3 ó 4 gatos infectados no manifiesta ningún síntoma, o éstos son prácticamente inapreciables (forma subclínica).

Existe un tipo de lesión de forma redondeada que se considera típica: la lesión primordial es una o varias (foto en la App móvil Renatovetderm) alopecias, ya que los pelos infectados se rompen. A veces existe inflamación de la piel, siendo usual la presencia de escamas. La presencia de prurito en las zonas lesionadas es variable.

Ocasionalmente la enfermedad se manifiesta como un querión , nódulo con una inflamación muy intensa.

Los gatos también pueden presentar lesiones con otras apariencia: en gatos de pelo largo puede cursar como una alopecia irregular y extensa; otras veces muestran dermatitis miliar, proceso en el cual el felino presentan pequeñas pápulas o granos recubiertos por costras; finalmente algunos animales también pueden mostrar granulomas.

Diagnóstico

Tricografía.
Lámpara de Wood (solo detecta algunos casos de infecciones por Microsporum canis; en conjunto, en pequeños animales solo detecta el 30-40% de los casos).
Cultivo.

Tratamiento

Griseofulvina vía oral. En ocasiones, ketoconazol o itraconazol. El uso de lufenurón es controvertido.
Baños con enilconazol.

 

Dermatopatías infecciosas no contagiosas

Dermatitis aguda húmeda

También denominada dermatitis piotraumática, es una seudopioderma (multiplicación bacteriana a nivel de los lípidos de la piel o en la superficie de la epidermis, generalmente sin infección).

Etiopatogenia. Es una complicación a procesos pruriginosos (alérgicos, parasitarios, irritantes, etc.) que provocan que el perro se rasque o mordisquee una zona concreta de la piel, existiendo un crecimiento bacteriano en el área lesionada.

Están predispuestas las razas de pelaje secundario de tipo denso (Collie, Pastor Alemán, San Bernardo, etc.), siendo más frecuente cuando el clima es cálido y húmedo, debido a la falta de ventilación a nivel del pelaje.

Cuadro clínico. La lesión típica es exudativa y eritematosa, coagulando en el centro el exudado. El área está alopécica, con márgenes nítidos delimitados por piel y pelo normal. La lesión surge muy bruscamente y se extiende de manera rápida, en horas, siendo normalmente dolorosa.

En ocasiones, se produce un cuadro similar no exudativo, cuando el área afectada no es mordisqueada sino rascada, aunque la causa de la lesión y su velocidad de aparición son idénticas.

 

Raramente, la lesión es mucho más profunda, lo que se comprueba a la palpación, pudiendo el paciente estar febril; es este caso se habla de foliculitis piotraumática, requiriendo un tratamiento más intenso (antibiótico vía sistémica).

 

Tratamiento

  • Recortar el pelo alrededor del área lesionada y limpiar con un antiséptico; en algunos casos es necesario sedar al animal.
  • Posteriormente se realizan varias aplicaciones al día con una solución astringente y antiséptica, siendo en otros casos preferible el uso de una crema que combine un antibiótico y un corticoide.
  • Tratar la causa primaria y prevenirla posteriormente; para ello puede ser necesario sedar al animal 1 ó 2 días, o ponerle un collar isabelino hasta que cure la lesión. En algunos casos es necesario controlar al inicio el prurito, administrando corticoides durante unos 5 días.

Intertrigo

Es una seudopioderma (multiplicación bacteriana a nivel de los lípidos de la piel o en la superficie de la epidermis, generalmente sin infección).

Etiopatogenia. Es una inflamación de los pliegues (dermatitis de los pliegues), que se acompaña de un crecimiento bacteriano excesivo, causada por la fricción y microtraumatismos que se producen sobre la piel de los mismos.

La fricción reiterada provoca irritación y descamación, lo que unido a la pobre aireación de estas áreas, a la temperatura cálida, y a la humedad existente por secreciones glandulares y excreciones (lágrimas, saliva u orina), crea un ambiente que favorece la maceración de la piel y el crecimiento de las bacterias e, incluso, levaduras.

Cuadro clínico.
Se describen distintos tipos de intertrigos, según el pliegue afectado: el facial se observa en braquicéfalos (Pequinés, Bulldog y Shar Pei adulto); el labial en perros con gran ala en el labio (Cocker, San Bernardo); el corporal en perros obesos y cachorros de Shar Pei; el vulvar en hembras obesas con vulvas infantiles por castración cuando eran jóvenes; y el caudal en razas con cola enroscada (Bulldog). Todas las razas pueden sufrir de intertrigo en los pliegues naturales, axilar, inguinal y mamario.

A veces puede haber un olor desagradable por la acción de las bacterias sobre las secreciones.

Tratamiento
Limpieza frecuente con un champú antiséptico, estando indicado el uso de pomadas con corticoides en zonas muy inflamadas.
Una vez curado, si el pliegue no puede ser eliminado, se debe limpiar (con agua y jabón) periódicamente la zona a fin de evitar recurrencias.
En algunos casos se pueden utilizar tratamientos complementarios que disminuyan el tamaño de los pliegues.

Para resolver definitivamente el problema son necesarios procedimientos quirúrgicos.